viernes, 6 de agosto de 2010

COGNITIVA: Personas bilingües tienen más actividad cerebral

Personas bilingües tienen más actividad cerebral

Fuente: http://www.elcastellano.org/noticia.php?id=1482 

El cerebro humano organiza y reconoce múltiples lenguajes y las personas bilingües desarrollan con más facilidad una serie de funciones por lo que aprender varios idiomas supone un enriquecimiento de la actividad cerebral, según un estudio. 

Los investigadores del Departamento de Ciencia Cognitiva de la Universidad de California de San Diego han centrado el estudio en personas cuyo idioma dominante es el español pero que utilizan el inglés para otras actividades. 

Matt Leonard, del departamento de Ciencia Cognitiva en UCSD y principal investigador en el estudio, dijo a Efe que "es sorprendente dominar un solo idioma, pero es incluso más increíble que seamos capaces de aprender dos o más". 

«En general, hemos encontrado que en el lenguaje con menos habilidad el cerebro recluta muchas áreas más que las involucradas en procesar el idioma dominante», dijo Leonard. Utilizando tecnologías que se consideran no invasivas, los investigadores registran la actividad cerebral de hispanohablantes mientras leen palabras en su español nativo y luego en inglés. 

Los investigadores buscan localizar las áreas del cerebro que presentan respuestas más focalizadas hacia el inglés, posiblemente reflejando el mayor esfuerzo que se ejerce al entender palabras en el segundo idioma. 

«Hasta el momento se han descubierto efectos muy interesantes relacionados con el lenguaje. En general, parece que tanto el idioma materno como el segundo idioma comparten representaciones neutrales en las áreas clásicas del hemisferio izquierdo fronto-temporal. Sin embargo, el lenguaje con menos habilidad también involucra regiones bilaterales visuales posteriores durante el mismo tiempo», indicó Leonard. 

A fin de interpretar estos resultados, se pidió a los sujetos de investigación que efectuaran una tarea de evaluación en el primer idioma y luego en el segundo, dibujando trazos simples de objetos concretos. Los resultados mostraron que ver una palabra en un idioma con menos habilidad es similar a ver una imagen del propio objeto. 

En otras palabras, el sistema léxico-semántico en el segundo lenguaje está más basado en las percepciones sensoriales en lugar de los símbolos abstractos del lenguaje materno. Todavía no está claro de qué forma la habilidad para el segundo idioma y la edad de adquisición pueden afectar la cantidad de actividad visual durante el proceso léxico-semántico. 

Los resultados obtenidos confirman la hipótesis de que en los adultos el segundo idioma es procesado en una manera similar a su lenguaje nativo. «El bilingüismo se está extendiendo a la sociedad en general. Creo que los niños deben de ser alentados por el sistema educacional para que aprendan múltiples lenguajes», dijo Leonard. 

El estudio sugiere que es importante apoyar recursos que fomenten el bilingüismo. «Esto es cierto respecto al establecer y mantener clases bilingües en escuelas, proveer servicios para personas en más de un idioma, e incluso se extiende a otros asuntos de salud», indicó el investigador. 

Leonard dijo que ha sido difícil reclutar a personas hispanas para el estudio. El proyecto involucra la colaboración de profesores, estudiantes de posgrado y postdoctorales de las disciplinas de ciencia cognitiva, radiología, neurociencias, y lingüística. 

Otro de los beneficios del estudio es que puede ayudar a encontrar técnicas que pueden hacer más sencillo aprender otro idioma al entender la forma en la que regiones del cerebro funcionan en la adquisición del segundo idioma. 

Una de las preguntas que los investigadores buscan determinar es si el aprender un segundo idioma interfiere con el primero y viceversa, además de las relaciones entre el primero y el segundo en el proceso de aprendizaje. Se busca identificar las diferencias, tanto en espacio como en tiempo, en las formas en las que el cerebro bilingüe representa los dos lenguajes y de qué forma el desarrollo del segundo lenguaje afecta representaciones neuronales tanto en adultos como en niños de diferentes edades.