martes, 3 de agosto de 2010

COGNITIVA: La música de fondo puede alterar negativamente los hábitos de estudio

Un investigador explica que las variaciones en el sonido perjudican la capacidad del cerebro para retener información

Robert Preidt
Traducido del inglés: Lunes, 2 de agosto, 2010 

LUNES, 2 de agosto (HealthDay News/HolaDoctor) -- Una investigación reciente ha hallado que estudiar para un examen mientras se escucha música no es buena idea, porque la música de fondo puede perjudicar su capacidad para realizar tareas de memoria.

Se pidió a los participantes de un estudio que recordaran una lista de ocho consonantes en el mismo orden en que fueron presentadas. Lo hicieron en cinco ambientes auditivos distintos: entorno tranquilo, música preferida, música no preferida, estado cambiante (una secuencia de números al azar) y estado constante (una secuencia constante de números como 3, 3, 3, 3, 3).

La capacidad de recordación de los participantes fue la más baja si escuchaban música, independientemente de si les gustaba o no, y en condiciones de cambio de estado. La recolección más precisa tuvo lugar cuando los participantes realizaron la tarea en ambientes de estado constante, según el estudio publicado en línea en la revista Applied Cognitive Psychology.

"El peor desempeño de la música y de los sonidos de estado cambiante se debe a la variación acústica de esos ambientes. Esto perjudica la capacidad para recordar el orden de los artículos, por ensayo, en la lista presentada", explicó Nick Perham, investigador líder, catedrático de la facultad de psicología del Instituto de la Universidad de Gales en Cardiff en un comunicado de prensa del editor de la revista.

"La aritmética mental también exige la capacidad para retener la información sobre el orden a corto plazo por ensayo y podría verse afectada de manera similar por su desempeño en la presencia de entornos de sonido de fondo de estado cambiante", agregó.

Cuando se realiza una tarea mental que implique un desafío, Perham recomendó hacerlo en silencio.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTE: Applied Cognitive Psychology, news release, July 2010

HealthDay