domingo, 24 de octubre de 2010

Programas laborales de bienestar podrían beneficiar a la familia

Programas laborales de bienestar podrían beneficiar a la familia

Traducido del inglés: Martes, 5 de octubre, 2010 

NUEVA YORK (Reuters Health) - Los empleadores pueden ayudar a los trabajadores y sus familias a tomar decisiones más saludables, reveló un estudio de IBM Corporation.

Un equipo de investigadores de IBM y de la University of Michigan halló que un programa relativamente corto y económico puede ser especialmente beneficioso para la salud de los niños y la fuerza laboral de una empresa.

Pero se desconoce si los participantes mantendrían los nuevos hábitos una vez finalizado el programa.

En el 2008, IBM lanzó un programa vía internet para que los empleados y sus familias eligieran varios objetivos asociados con la alimentación saludable, la actividad física grupal, menos tiempo frente al televisor y el modelado de los roles paternos positivos.

Se les ofrecieron 150 dólares como incentivo para completar el programa de 12 semanas.

Se inscribieron más de 22.000 empleados, que equivale a la mitad de todos los empleados con hijos bajo cobertura del plan de salud de IBM. Unos 12.000 recibieron el incentivo.

"Quisimos extender el bienestar individual a la familia de cada empleado", dijo el autor principal, Martin Sepulveda, de IBM Corporation, en Somers, Nueva York.

"Para modificar las conductas individuales, no hay nada mejor que orientar las intervenciones a la familia", agregó.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, casi 200.000 menores de 20 años en Estados Unidos son diabéticos. En tanto, la tasa de obesidad infantil se triplicó en los últimos 30 años.

Las empresas que ofrecen beneficios médicos suelen contar también con programas de bienestar.

Pero los autores señalan que sólo un tercio o la mitad ofrecen esos beneficios para toda la familia, a pesar de que las intervenciones laborales que incluyen a la familia son dos veces más efectivas en la promoción de la alimentación saludable que las iniciativas que sólo apuntan al cambio individual de los empleados.

En el estudio de IBM, los participantes informaron sobre las actividades familiares y el nivel de progreso alcanzado. El equipo no preguntó el peso ni otras medidas corporales para minimizar cualquier cuestión privada que pudiera alejar a los empleados de participar.

Los autores observaron que los empleados eran más propensos a finalizar el programa y a avanzar en los objetivos si eran mujeres y tenían niños pequeños.

Los mayores avances registrados al final del estudio se dieron en la actividad física con un 17 por ciento más de ejercicio familiar y un 16 por ciento más actividad infantil, publicó el equipo en la revista Pediatrics.

Lo que más le costó a las familias fue reducir la cantidad de horas frente a la televisión. Los niños disminuyeron un 8 por ciento la exposición a la computadora, el televisor o el celular, y sus padres, un 6 por ciento.

"Cuesta mucho modificar el tiempo dedicado a los equipos electrónicos. Pero la actividad física fue el eje de la modificación de las conductas. Y todas las actividades en familia, desde la elección de los alimentos hasta controlar las porciones, mejoraron significativamente", dijo Sepulveda.

FUENTE: Pediatrics, online 4 de octubre del 2010