lunes, 19 de octubre de 2009

Más en relación con trabajo nocturno y en turnos: Los médicos cansados tienden a cometer más errores

Los médicos cansados tienden a cometer más errores

Un estudio encuentra que los turnos largos y la falta de sueño aumentan el índice de complicaciones para los médicos practicantes
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_90605.html
 
14 de octubre, 2009

MARTES, 13 de octubre (HealthDay News/DrTango) -- Los cirujanos asistentes y los ginecoobstetras que duermen menos de seis horas entre procedimientos se arriesgan a aumentar el índice de complicaciones quirúrgicas, según investigadores de la Harvard.

Se ha prestado mucha atención a los largos horarios que trabajan los residentes e internos, y el aumento en errores médicos que su fatiga conlleva, pero el nuevo estudio encontró los mismos problemas entre los médicos practicantes.

"Los cirujanos asistentes y los ginecoobstetras, al igual que los médicos residentes y las enfermeras, son vulnerables a los efectos de la fatiga y los turnos laborales prolongados sobre el rendimiento y la atención al paciente", advirtió el Dr. Jeffrey M. Rotshchild, médico del Hospital Brigham and Women's de Boston e investigador principal del estudio.

"El riesgo de trabajar en casos posteriores a la noche sin suficiente descanso podría ser particularmente importante en los hospitales sin respaldo de apoyo ni médicos del personal para ayudar a un médico asistente fatigado", añadió.

El informe aparece en la edición del 14 de octubre de la revista Journal of the American Medical Association.
Para el estudio, el equipo de Rothschild evaluó la manera en que trabajar de noche y el sueño afectaban el índice de complicaciones quirúrgicas realizadas al día siguiente. Específicamente, observaron 919 procedimientos quirúrgicos y 957 procedimientos obstétricos llevados a cabo el día después de que un médico hubiera trabajado de noche, y los comparó con 3,552 procedimientos quirúrgicos y 3,945 procedimientos obstétricos llevados a cabo sin trabajo nocturno precedente.

Cuando los médicos trabajaban de noche pero dormían lo suficiente, no hubo un aumento significativo en el riesgo de complicaciones en los procedimientos realizados el día después, aseguró Rothschild.

"Sin embargo si la oportunidad de dormir antes del procedimiento posterior a la noche era de menos de seis horas, hubo un riesgo 2.7 veces mayor de complicaciones del procedimiento, como infecciones, problemas en las lesiones y sangrado", señaló. El estudio también encontró un mayor índice de complicaciones cuando los procedimientos fueron llevados a cabo después de que el médico trabajara un turno de más de doce horas, aunque Rothschild dijo que el índice de aumento no fue estadísticamente significativo.

Ocurrieron complicaciones en 5.4 por ciento de los procedimientos realizados el día después de que el médico hubiera trabajado de noche, frente a 4.9 por ciento de los procedimientos realizados sin haber trabajado la noche anterior, encontró el estudio.

Para los médicos que durmieron seis o menos horas, el índice de complicación aumentó a 6.2 por ciento, frente a 3.4 por ciento para los procedimientos hechos por médicos que durmieron más de seis horas. El índices de complicaciones fue de 6.5 por ciento para los médicos que habían trabajado más de doce horas antes de un procedimiento, en comparación con 4.3 por ciento entre los que habían trabajado menos de doce horas.

Rothschild dijo que los médicos asistentes deben considerar varios métodos para reducir los riesgos de niveles inseguros de fatiga durante los procedimientos. Éstos incluyen hacer que los grandes grupos de médicos eviten programar procedimientos electivos para los médicos que tienen responsabilidades de guardia nocturna, y usar a médicos que estén en el hospital para cubrir las emergencias nocturnas, planteó.
"Un personal adecuado de respaldo debe estar disponible durante el día para sustituir o ayudar a los médicos cuya fatiga tal vez dañe el rendimiento" , dijo Rothschild. "Para las situaciones de emergencia en que es necesario realizar procedimientos para salvar la vida tras el trabajo nocturno, se debe considerar un uso adecuado de cafeína".

"Además, los médicos asistentes debe intentar evitar, cancelar o posponer los procedimientos electivos si, cuando dan seguimiento a casos de emergencia durante toda la noche, no descansan lo suficiente antes del caso electivo programado", añadió.

El Dr. David A. Lubarsky, profesor, presidente de anestesiologí a y decano principal asociado de calidad de la seguridad y prevención de riesgos de la Facultad de medicina de la Universidad de Miami, concurre en que los médicos asistentes, y no sólo los residentes e internos, deben tener un horario limitado.

"He eliminado todos los turnos de 24 horas para los anestesiólogos" , apuntó Lubarsky. "Aumentó los costos de personal, pero creo que redujo nuestros índices de errores".

Sin embargo, Lubarsky notó que trabajar un horario largo es parte de la cultura médica.

"Llegar al punto de poder practicar conlleva años de capacitación" , apuntó. "Y la gente que no puede estar sin dormir mucho, y hay mucha, simplemente no termina el programa. Hay que tener ese nivel de dedicación y fortaleza intestinal".

Sin embargo, Lubarsky dijo que los buenos médicos son mejores médicos cuando han dormido lo suficiente.
Sin embargo, muchos médicos consideran que pueden funcionar igual de bien con poco descanso.

A los médicos se les entrena para "pensar que son esenciales para la atención del paciente, y no les gusta delegarla", aseguró Lubarsky. "Para llegar al lugar adecuado, tenemos que crear un abordaje que se base más en equipo para la provisión de cuidados. Aún no hemos llegado a ese punto".

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Jeffrey M. Rothschild, M.D., M.P.H., associate physician, Brigham and Women's Hospital, and instructor, medicine, Harvard Medical School, Boston; David A. Lubarsky, M.D., Emanuel M. Papper professor, chairman, Department of Anesthesiology, Perioperative Medicine and Pain Management, and senior associate dean for quality safety and risk prevention, University of Miami Miller School of Medicine, Miami; Oct. 14, 2009, Journal of the American Medical Association
HealthDay